Prevención del acceso indebido a CANbus

Prevención del acceso indebido a CANbus

Solución de hardware y software integrado que protege a los vehículos contra el cibersecuestro y otros ciberataques. La solución es adecuada tanto para fabricantes de equipos originales como para el mercado posventa

La singularidad de la solución ​​de ERM es que las partes autorizadas lo pueden instalar en un vehículo, como, por ejemplo, los importadores de vehículos y los gerentes de flota, en la etapa de posventa, después de que el vehículo haya salido de la fábrica, así como por el fabricante de equipos originales en sí durante el proceso de fabricación.

La solución ​​se instala entre el dispositivo de comunicaciones externas y el CANbus (Controller Area Network Bus) del vehículo. La solución ​​funciona como una puerta de enlace segura para las comunicaciones externas al CANbus, permitiendo que se realicen solo las comunicaciones con parámetros y valores predefinidos y conocidos. Al mismo tiempo, bloquea de inmediato cualquier comunicación no reconocida hacia y desde el CANbus. De esta forma, ninguna comunicación digital maliciosa puede interrumpir el funcionamiento del vehículo. 

Los ataques de cibersecuestro están surgiendo como algunos de los riesgos cibernéticos más serios a los que se tienen que enfrentar los vehículos conectados. Durante un ataque de cibersecuestro en un automóvil conectado, los piratas informáticos se conectan de manera remota al automóvil, lo dañan o lo bloquean, y exigen que el propietario les pague un rescate para reanudar su correcto funcionamiento.